sábado, 4 de octubre de 2014

DECISIONES

Cuando pensamos en Judas Iscariote, es fácil pasar por alto el hecho de que Jesús eligió a este hombre para ser su discípulo. También es posible que nos olvidemos, que si bien Judas lo traicionó, todos los discípulos lo abandonaron.

Judas sufría de una persistente incapacidad de comprender la misión de Jesús; él esperaba que Jesús pusiera en marcha su potencial político y derrocar al gobierno romano. No podemos saber exactamente la motivación de traicionar a Jesús. Lo que sí está claro es que Judas permitió que sus deseos le pusieran en una posición en que Satanás pudiera manipularlo. Es posible que su intención fuera obligar a Jesús a decidirse: ¿Iba o no a rebelarse contra Roma y a establecer un nuevo gobierno político?

Cualquiera que haya sido su plan, Judas se dió cuenta que no le gustaba mucho el rumbo que tomaban las cosas. Trató de reparar el mal que hizo devolviendo el dinero a los sacerdotes, pero era ya tarde. Las ruedas de la voluntad de Dios ya estaban en marcha.

Lástima que Judas no experimentó el don de la reconciliación que Dios pudo haberle dado mediante Cristo Jesús. Las reacciones de la gente ante Judas siempre han sido mixtas. Mientras unos le aborrecen por traicionero, otros le compadecen. Aunque hay muchos sentimientos  hacia Judas, es necesario tomar en cuenta algunas cosas: Por su propia decisión traicionó al Hijo de Dios poniéndolo en manos de los soldados romanos (Lucas 22:48). Fue un ladrón (Juan 12:6) Jesús sabía que la vida de maldad en él no cambiaría (Juan 6:70) La traición de Judas estaba en el propósito y plan soberano de Dios (Salmo 41:9; Zacarías 11:12-13; Mateo 20:18; 26:20-25; Hechos 1:16, 20)

¿Somos verdaderos discípulos y seguidores de Jesús o imparciales no comprometidos? Podemos decidir la desesperación y la muerte, o podemos optar por arrepentirnos, pedir perdón, la esperanza y la vida eterna. La traición de Judas envió a Jesús a la cruz para garantizar esa segunda elección, nuestra única oportunidad.

¿Aceptaremos su don gratuito o le traicionaremos como Judas Iscariote?

miércoles, 1 de octubre de 2014

4 PASOS QUE TE LLEVARÁN AL ÉXITO HOY

1) NO TE AMOLDES A ESTE MUNDO


No vivan según el modelo de este mundo. Mejor dejen que Dios transforme su vida con una nueva manera de pensar. Así podrán entender y aceptar lo que Dios quiere para ustedes y también lo que es bueno, perfecto y agradable a él.

2) SER DILIGENTE


No sean perezosos con los trabajos que deban hacer para el Señor, y hagan todo con entusiasmo.

3)CONFIAR MAS EN DIOS


Alégrense en la esperanza, tengan paciencia en las dificultades y sean constantes en la oración.

4) MANTENER UNA BUENA ACTITUD HACIA LOS DEMÁS


No te dejes vencer por el mal, sino derrota el mal con el bien.

(Romanos 12:2, 11, 12, 21)

sábado, 15 de septiembre de 2012

¿QUE FIN TIENE LA POESIA?

Su fin es comunicativo. En la poesía sobresalen las palabras y la forma en que se usan, de modo que la forma del mensaje cobra suma importancia. En la poesía nos encontramos ante la creación de obras esencialmente bellas por medio de la palabra. la definición mas corriente de esta es que se denomina “un arte literario”.

“La poesía es una manera ideal y bella de concebir, de sentir y expresar las cosas”
Don Miguel Antonio Caro (Escritor colombiano)

Definir la poesía no es nada fácil. En cada sociedad la poesía juega un papel muy especial, aunque distinto. Es considerada muy valiosa y guardada con mucho cuidado. Hay muchas culturas que conservan sus orígenes, su historia, creencias sagradas en forma poética.

 Salmos 130 – exegesis

Clamor de penitente v.1-2
Su confianza en el perdón de Dios v.3-4
Su esperanza en la liberación divina v.5-6

El autor y poeta, mediante el uso del lenguaje figurado, crea una imagen de su fe; dice que “su alma” espera en Dios.

Su exhortación al pueblo de Israel v.7-8

lunes, 10 de mayo de 2010

¿SOMOS SIMPLES E INSENSATOS?

"¿Hasta cuándo, oh simples, amaréis la simpleza, y los burladores deserán el burlar, y los insensatos aborrecerán la ciencia? Volveos a mi reprensión; he aquí yo derramaré mi espíritu sobre vosotros, y os haré saber mis palabras.

Proverbios 1:22-23

En el Libro de los Proverbios, "la palabra "simples" e "insensatos" no son personas que sufren de problemas mentales, sino que son deficientes en carácter (como rebelión, pereza, etc). El insensato no es demente, sino incapaz de reconocer lo justo de lo injusto, el bien del mal.

Dios desea mucho abrir nuestro corazón y comunicarnos sus pensamientos. Aqui Salomón declara cuán peligroso es el no escuchar los llamados de Dios.

Tres clases de personas son llamadas:

1. SIMPLES: Los pecadores que quieren sus simples nociones del bien y del mal, sus simples prejuicios contra los caminos de Dios y se halagan en su maldad.

2. BURLADORES: Gente llena de orgullo, que hacen chiste de todo, que se burlan de las cosas religiosas y de todo lo sagrado y serio.

3. NECIOS E INSENSATOS: Los necios peores son los que odian a aquellos que les enseñan y que tienenun disgusto nien arraigado contra la verdadera piedad.

Para recibir el consejo de Dios, debemos estar dispuestos a escuchar. No puedo permitir que la soberbia obstaculize mi camino. Soberbia es pensar que mi saber y mis deseos son superiores a los de Dios.

lunes, 5 de abril de 2010

LO QUE DEBEMOS HACER

"Sí, pues, habéis resucitado con Cristo, buscad las cosas de arriba, donde está Cristo sentado a la diestra de Dios. Poned la mira en las cosas de arriba, no en las de la tierra. Porque habéis muerto, y vuestra vida está escondida con Cristo en Dios." Colosenses 3:1-3

"Buscar las cosas de arriba" significa tener una prioridad grande y absoluta en nuestra vida: las cosas de Dios, las cosas celestiales, su amor, perdón, paz, etc. en todos los días de nuestra vida debemos buscarlas y estar en ellas cuando las encontremos. Significa también dar preferencia a lo eterno antes que a lo pasajero, lo efímero de las cosas que este mundo nos ofrece y dar preeminencia a lo que viene de Dios que siempre es bueno para todos nosotros.

"Porque habéis muerto" nos compara inmediatamente con aquellos que están muertos, que no sienten, ni piensan, ni desean ya que su vida está extinguida, o sea, insignificante.

"Poner la mira en las cosas de arriba" es estar mirando desde la perspectiva de Dios y hacer lo que a Él le gusta y lo que más le agrada: hacer su voluntad. Todo nos ayudará enormente a no desear lo material. Solo obtenemos la perspectiva adecuada de las cosas materiales cuando los vemos de la misma manera en que Dios los ve.

Por eso, ahora más que nunca, debemos considerarnos muertos al pecado, a la práctica de la maldad e inmoralidad. Debemos hacer cada día una decisión de conciencia para quitar cualquier cosa que sostenga o alimente cualquier deseo pecaminoso y empezar a depender del poder del Espíritu Santo; recordemos que en el momento de la tentación, debemos mirar hacia arriba, donde algún día estaremos frente a nuestro Dios.

miércoles, 24 de marzo de 2010

LA GENEROSIDAD

"Porque si primero hay la voluntad dispuesta, será acepta según lo que uno tiene, no según lo que no tiene...como está escrito: El que recogió mucho, no tuvo más, y el que poco, no tuvo menos" 2 Corintios 8:12 y 15
El apóstol Pablo le escribía a una iglesia en la ciudad de Corinto, desde el versículo 1 del capítulo 8 Pablo está defendiendo la ofrenda y hace una exhortación a la generosidad, todo esto con el fin de estimularlos para que solucionen los problemas y se unan en hermandad. Durante todo el 3 viaje de Pablo, él estuvo recolectando dinero para los creyentes pobres de Jerusalén, las iglesias de Macedonia dieron dinero a pesar de ser también pobres, y dieron mucho más de lo que Pablo esperaba. Los sobresaliente del dar no radica en la cantidad sino en el porqué y en el cómo damos.
Ahora esta iglesia de Corinto sobresalieron en todo: tuvieron fe, buena predicación (palabra), mucho conocimiento, mucha solicitud, mucho amor. Pablo lo que quería ahora era que ellos fueran líderes en el ofrendar. Él no les ordenó que dieran, sino que les hizo un desafío a probar su verdadero amor, el que profesaban.
La iglesia de Corinto tenía dinero, y parece que habían recolectado para la iglesia de jerusalén un año antes. Cuatro principios podemos ver:
1. La disposición para dar es más primordial que la cantidad a dar.
2. Debemos esforzarnos a cumplir con los compromisos financieros.
3. Si se da a personas con necesidades, ellas a su vez lo harán cuando estemos en necesidad.
4. Se debe dar como una respuesta a Cristo, no por lo que se pueda recibir como recompensa.
¿Cómo decidimos la cantidad a dar? El apostol Pablo a la iglesia de Corinto les da unos principios a seguir:
1. Cada persona debe cumplir con las promesas que hizo
2. Se debe dar tanto como sea posible
3. Se debe determinar la cantidad a dar
4. Y se debe dar en proporción a lo que Dios nos ha dado
Dios nos da de modo que podamos dar a otros. Pablo dice que debemos dar de lo que tenemos, no de lo que no tenemos. La ofrenda sacrificial debe ser responsable. Pablo queiere que los creyentes den con generosidad, pero no al extremo que los que dependen de nosotros (familia, etc) no tengan sus necesidades básicas cubiertas. Demos entonces hasta que nos duela, pero no hasta que le duela a nuestra familia y/o parientes que necesitan de nuestro apoyo económico.
Recordemos entonces que si damos poco recibiremos poco, no permitamos que la falta de fe impida que demos con libertad y de manera generosa. Hoy son aquellos los que lo necesitan, mañana podemos ser nosotros.
Que Dios nos ayude a entender y poner en práctica el dar, algo que realmente agrada a Dios...

martes, 16 de marzo de 2010

CONTAMINACIÓN

"Pero decía, que lo que del hombre sale, eso contamina al hombre. Porque de dentro del corazón del hombre salen los malos pensamientos, los adulterios, las fornicaciones, los homicidios, los hurtos, las avaricias, las maldades, el engaño, la lascivia (propensión excesiva a placeres sexuales), la envidia, la maledicencia (maldecir), la soberbia (altivez, arrogancia), la insensatez (prudencia, buen juicio). Todas estas maldades de dentro salen, y contaminan al hombre." Evangelio de Marcos 7:20-23

Una mala acción comienza siempre con un simple pensamiento. Nuestros pensamientos pueden contaminarnos, llevándonos al pecado. Si damos cabida a pensamientos de lujuría, envidia, odio y venganza, esos pensamientos nos llevarán siempre a cometer malas acciones. Dios permita que no nos vuelvan indignos ante Él. Por eso Pablo aconseja en Filipenses 4:8: "Todo lo que es verdadero, todo lo honesto, todo lo justo, todo lo puro, todo lo amable, todo lo que es de buen nombre; si hay virtud alguna, si algo digno de alabanza, en esto pensad"

Hacemos todo lo que podemos para mantener nuestra apariencia exterior, pero lo que está en nuestro corazón es mucho más importante. Lo que seamos por dentro (lo que otros no ven) importa más a Dios. ¿Cómo eres por dentro? Cuando las personas se convierten a Dios cambian y en su interior son diferentes. Él continuará ayudándoles a que cambien si se lo piden. Dios quiere que procuremos siempre pensamientos y motivaciones sanas.
Nuestros malos pensamientos y afectos, palabras y acciones pueden deshonrarnos, de un conrazón corrupto salen cosas corruptas, apetitos y pasiones corruptas también.
Recordemos que para los judíos el corazón era el símbolo de la sede de las funciones racionales, entre los griegos, es la sede de los pensamientos y de las emociones. El Nuevo Testamento muestra un variado y múltiple uso del corazón dentro de la significación señalada.
El entendimiento espiritual de la ley de Dios, y la conciencia de lo malo del pecado, hará que el hombre busque la gracia del Espíritu Santo para suprimir los malos pensamientos y afectos que obran por dentro.